El apoyo a las pymes

Durante las últimas semanas, mucho se ha oído hablar del “apoyo a las pymes”: candidatos a la presidencia y al Congreso lo proclaman; personas que sufren por los emprendedores al mirar en los canales de televisión cómo se vandalizan pequeños comercios en algunos puntos del país, o muchas marcas (cada vez más) que dicen prestar una mano a las pymes y a los emprendedores del país. 

Por supuesto, nada de eso es malo, sino todo lo contrario. Me alegro por el interés que ha despertado el apoyo a las pymes y a los emprendedores, pero me preocupa que sea más  una comunicación de marketing (no de propósito) para venderle productos a un segmento que una oferta de ayuda real.

Al leer diversos medios de comunicación, sorprende el optimismo con que muchos ven la situación de las pymes hoy: varios creen que la liquidez que existe hoy en el país -producto de las ayudas para hacer frente a la crisis sanitaria- es suficiente para mantenerlas a flote por “unos meses más” o que el índice de quiebras, frente a nue2314vas empresas creadas es uno de los mejores del último tiempo y, por lo tanto, podría ser un augurio de tiempos mejores para las pequeñas y medianas empresas. 

Todo lo anterior, por cierto, es real; pero la realidad de las pymes sigue siendo zigzagueante e incierta, ya que si bien algunas medidas como bonos y retiros de las AFP pueden haber estabilizado las quiebras en el sector por el momento, son “beneficios” que no durarán mucho más tiempo, lo que hace urgente un apoyo más a largo plazo para el sector. 

Es ahí dónde me pregunto, quiénes serán los que realmente están dispuestos a apoyar a aquel segmento de nuestra economía que emplea al 50% de los trabajadores del país, aunque sólo aporten menos del 10% del PIB. 

El esfuerzo debe ser real, transversal y debe pertenecernos a todos. Así es, todos podemos apoyar a las pymes: si consumimos, prefiramos hacer nuestras compras en una pyme; si tenemos pequeñas o medianas empresas como proveedores, paguémosles a tiempo; si somos tomadores de decisiones, evaluemos políticas públicas que les beneficien; si somos empresarios o emprendedores que ya hemos alcanzado el “éxito”, ayúdemosles a lograrlo también, entreguemos mentorías, contactos, inversiones o lo que necesiten para seguir en el ruedo. 

Vivimos tiempos difíciles para los negocios. Es por eso que “apoyar a las pymes” debe ser más que un slogan, debe ser una acción que muchas veces no requiere tanto esfuerzo. Es imperativo que lo veamos de esta manera y rompamos el estigma del refrán “del dicho al hecho…”.

One Reply to “El apoyo a las pymes”

  1. Serpentus (Alejandro M.) says:

    Siempre ha sido bajo el apoyo a las PyME. Casi siempre estamos en un umbral que es “o muy arriba o muy abajo” para recibir las ayudas que los gobiernos dan. También esta el problema, pero esto ya es culpa de los mismos dueños, que hacen cosas “por abajo” y cuando las ayudas piden “x requisito” de contabilidad para solicitar algún beneficio, no lo cumplen por que lo han hecho de manera “rata”.

    Pero el meollo del asunto es que no estan interesados en ayudar a las PyME. Prefieren usar los recursos para dárselos a sus amigos y realizar “auto-ayudas”… Las propuestas de sus programas son nefastas para las PyMES y algunas de estas para las macro también. Como lo que quiere la izquierda respecto al 30% (como maximo) de utilidades anuales a ser repartidas entre los trabajadores (esto generara una inflación que sera imposible de sostener), la participación de hasta 50% de los trabajadores en el directorio (es casi tomarse la empresa), entre otras. El otro lado quiere seguir regalando los recursos de Chile a multinacionales y sus amigos, no estoy seguro sobre su programa respecto a las PyME y las MACRO, no opinare respecto a esto, por que no las he leído aun.

    Respecto a I+D, hay nada de incentivo para innovar o poder invertir en innovación para una PyME. Fui a la CORFO para ver de obtener una ayuda para invertir en I+D, pero los requisitos para recibir la ayuda eran para Empresas MACRO, no había ayuda para las PyME (bien ironico, pues las macros ganan millones, no necesitan de ayudas, o de tanta ayuda)… Y ni mencionar que el que me atendió, hasta me estaba interrogando “ooo, pero como lograras esto y lo otro?”… Ya de partida me querían robar la idea jajajaja.

    Lo otro que no me gusto mucho (pero lo entiendo hasta cierto punto) fue que hay que presentar el invento ante otros científicos para que evalúen si es factible o no, (para esto hay que pagar $500.000, en ese tiempo). No me gusto por 2 cosas…

    1) Quien me asegura que no me robaran la idea? (Pueden decir que no es factible y desarrollarlas ellos, o usar las ideas para profundizar sus investigaciones)…
    2) Si es una idea innovadora y ellos dicen que no es factible, entonces no te ayudaran.. Meexplico a continuacion por que encuentro esto una reverenda estupidez:

    Recordar que a Nikola Tesla le decían que su idea de un motor que funcionara con Corriente Alterna era absurda e imposible! Se burlaban de Faraday por su teoría sobre la luz, hasta que llego Maxwell y lo comprobó matemáticamente. (Faraday no era matemático). La ciencia avanza cuando uno se mete en problemas, funcione o no la idea. Incluso puede ocurrir una serendipia! (hermosa palabra).

    Se pierden muchas ideas por estas cosas absurdas, tanto porque solo apoyan financiamiento a las MACRO y peor aun, que dicen que algo es imposible sin intentar probarlo. El dinero no se pierde, al contrario, ayuda a moverlo. Al Investigar debes comprar cosas (Instrumentación, maquinas, materia prima, etc.), hasta puedes ayudar a innovar si necesitas algo especifico. Esto genera trabajo y genera impuestos ya que estas compras deben ser con factura o boleta (sin evadir). Pero bueno, esta ya se sale del tema de tu columna.

    Saludos Cristian. Espero estés muy bien. Disculpa por irme por las ramas jajaja.

    Responder

Deja un comentario

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.