La importancia de un producto mínimo viable (MVP)

En más de una ocasión me ha tocado apoyar a emprendedores con sus Startups, y en muchos de los casos han estado en etapa idea. Esta etapa implica que aún no tienen un producto que mostrar, o que hayan validado con algún cliente. En general todos, si realmente todos (Si estás leyendo esto, quizás sabes que te lo he dicho a ti), piensan que el producto debe estar perfecto antes de ser lanzado al público. El martes pasado me junté con una emprendedora que me motivó a escribir un poco sobre este tema.

Si bien trato de apoyar cuando el producto o servicio ya existe, no quería dejar pasar la posibilidad de escribir sobre la importancia de un MVP usando un ejemplo más personal.

¿Qué es un MVP?

En general, un MVP es la primera versión de un producto diseñado para probar la viabilidad de una idea antes de implementarla de forma más exhaustiva y completa. El concepto puede aplicarse también a los emprendimientos. Con cualquier proyecto nuevo, habrá retos en el camino. Tanto si se trata de la primera aplicación como de la centésima, hay que afrontarlos de frente. Si entiendes por qué surgen dificultades al principio del ciclo de vida del proyecto, podrás eliminarlas antes de que descarrilen todo el proyecto.

Es importante destacar que un MVP no implica lanzar un producto malo, si no la versión mínima por la cual crees que un cliente estaría dispuesto a pagar, o para validar tú idea o hipótesis. Esto te ayuda a validar con tu público objetivo y no solo a través de lo que tú y tu equipo piensan.

¿Por qué es tan importante un MVP?

Los principios del MVP se utilizan para determinar los elementos más esenciales de un producto antes de lanzarlo al mercado. Esto también puede aplicarse a las startups. El concepto detrás de un MVP es que refleja la cantidad mínima de trabajo necesario para que una empresa tenga su primer modelo y pruebe la viabilidad antes de planificar proyectos más extensos o completos. En general todos pensamos en más de una ocasión que es mucho más complejo lanzar algo de lo que realmente es.

Hay varios beneficios de un proceso de lanzamiento utilizando un MVP:

  • Puedes ahorrar tiempo y dinero al no construir algo que no necesita existir.
  • Si se hace correctamente, se puede aprender de los errores y descubrir lo que hay que mejorar antes de que eso ocurra en etapas posteriores del desarrollo.
  • Es fácil llegar a un público que puede no ser receptivo a un producto completo.
  • Es más fácil mostrar el progreso del proyecto porque los plazos son más cortos.
  • La comunicación entre los miembros del equipo puede ser más fácil porque los comentarios, las preocupaciones y las ideas se abordan más rápidamente.

Cómo construir un MVP para tu Startup

El proceso de MVP es tan sencillo como seguir estos pasos:

Prueba el producto con un pequeño grupo de personas. Esto te ayudará a ver si la gente está interesada en lo que estás construyendo. Deberías probar tu idea con la ayuda de unos cuantos usuarios, no solamente de uno o dos. Esto te dará más información sobre la viabilidad de tu proyecto. Trata de no desarrollar si no lo necesitas, muchos no se dan cuenta de que pueden validar una hipótesis usando herramientas gratuitas que existen en el mercado, incluso usando formulario de Google.

Haz una lista de las características que tendrá el producto final. Es importante enumerar todas las funciones que se irán añadiendo con el tiempo para evitar retrasos innecesarios en el desarrollo.

Determina cuánto dinero necesitas para esta fase MVP y establece un presupuesto para cada semana de desarrollo (o mes). Esto te ayudará a evitar sorpresas y también le permitirá planificar el destino de tus fondos. Ojo, solo en caso de que sea necesario.

Toma nota de los aspectos que están resultando difíciles y calcula cuánto tiempo te llevará completarlos.

Continúa con el desarrollo hasta alcanzar el objetivo final – sea validación de idea o producto – y, a continuación, ¡constrúyelo!

Pros y contras de un MVP

Las ventajas de un MVP son su rapidez de creación y la posibilidad de iterar sobre él rápidamente. Por supuesto, también tiene algunos inconvenientes. Un MVP solo satisface a una parte muy pequeña del mercado y no ofrece la mejor solución. También podría resultar demasiado caro desarrollar una aplicación o un sitio web a gran escala en caso de ser necesario. Recuerda que son pocas las veces que necesitas desarrollar para validar una idea o producto (Si, no me cansaré de decirlo).

Ejemplo más personal; mi primer libro

La semana pasada lancé mi primer libro, La inversión en Startups; sin embargo, para lanzarlo durante el ETM Day (Recomendado para que participen de los siguientes) tuve que hacerlo de manera un poco más veloz de lo que esperaba hacerlo. Esto implicaba que sabía que el producto no estaba perfecto al lanzarlo, que podría tener faltas de ortografía (Horrores ortográficos), o algunos detalles en la redacción. En vez de no lanzarlo decidí solo lanzar la versión digital. El feedback que me han dado, en especial el de mi amiga Rocío Lepe que tiene una cuenta de Instagram en dónde habla sobre libros y quién fue la primera en terminarlo, me permitió hacer las mejoras y correcciones necesarias para poder lanzar la versión física, y mejorar la versión digital.

Si hubiera esperado a que el libro estuviera perfecto, no hubiera podido utilizar la plataforma del ETM Day para el lanzamiento, y no hubiera podido obtener el feedback de las personas para las cuales el libro estaba escrito.

Al igual que con el libro, trato de practicar lo que recomiendo, en este caso validar rápido para poder sacar un mejor producto escuchando a tu cliente.

Conclusión

El MVP, o Producto Mínimo Viable, es un concepto clave en las startups. Es una versión de tu producto que solamente araña la superficie de tu idea, y es el primer prototipo que creas con la intención de validarla. Es un MVP con el que se pretende probar un producto antes de invertir mucho tiempo y recursos en él. Un MVP bien diseñado te ayuda a obtener feedback y, lo que es más importante, a generar confianza con tus clientes antes de invertir en un lanzamiento a gran escala.

Recuerda que no es necesario que el MVP sea a través de un desarrollo, perfectamente puedes hacer una validación “manual” sin ningún tipo de automatización, pero que te ayudará a validar tu hipótesis.

¡Mantengamos el contacto!

Me encantaría que te mantuvieras al día con el contenido que estoy generando. Recuerda que no es solo el blog, son las redes sociales, libros, y distintos pódcast 😎.

Hago todo lo posible para no hacer Spam,

5 thoughts on “La importancia de un producto mínimo viable (MVP)”

Deja un comentario

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.